Una reproducción del calendario maya que Tomás, el anticuario, acaba de recibir, sirve de motivo para entablar un diálogo con sus jóvenes amigos, Juancho y


download 57.98 Kb.
jenengUna reproducción del calendario maya que Tomás, el anticuario, acaba de recibir, sirve de motivo para entablar un diálogo con sus jóvenes amigos, Juancho y
KoleksiDokumen
a.kabeh-ngerti.com > Astronomi > Dokumen




LIBRETO “Calendario” #65

Historias de la ciencia


LOCUTOR: Una reproducción del calendario maya que Tomás, el anticuario, acaba de recibir, sirve de motivo para entablar un diálogo con sus jóvenes amigos, Juancho y Eliza, sobre lo que para algunos es el primer descubrimiento científico de la humanidad: el calendario.
1 CONTROL: EMPATA CD__, CORTE__, BAJA AFONDO, ESFUMA

NARRADOR Sentado en su escritorio, al fondo del almacén de antigüedades, Tomás, el anticuario, lee un libro de astronomía y por momentos interrumpe su lectura para contemplar una reproducción en piedra del calendario maya, que reposa sobre la mesa. Lo apasiona la historia de los intentos que ha hecho la humanidad por medir el tiempo y tratar de determinar los ciclos fundamentales de la naturaleza, para realizar el ambicioso objetivo de poder predecir el futuro. De alguna manera, piensa Tomás, la mayor parte del conocimiento del hombre, está orientado hacia la posibilidad de prever las contingencias que depara la vida. Acaricia la hermosa reproducción del calendario maya que acaba de recibir y se imagina a los antiguos sacerdotes contemplando los cielos, registrando cuidadosamente las posiciones de los astros, determinando sus regularidades, y sorprendiéndose ante las aparentes irregularidades de algunos pocos que, por apartarse de la uniformidad del movimiento circular que exhibía la mayoría, se denominaron vagabundos, o planetas. Sumido en estas consideraciones no advierte la presencia de sus dos jóvenes amigos, Eliza, estudiante de periodismo, y Juancho, estudiante avanzado de física.
CONTROL: EMPATA CD 10, CORTE 3, BAJA AFONDO, ESFUMA

ELIZA: Hola, Tomás, ¿qué estás leyendo como tan concentrado?
JUANCHO: Quihubo Tomás.
TOMÁS: Ah! Hola Eliza, hola Juancho. Estaba leyendo sobre el calendario maya, para saber cómo se interpreta este que acabo de recibir. Me lo mandó de México un amigo, que sabe que me encantan estos objetos.
JUANCHO: Muchas veces he oído decir que el calendario es el primer descubrimiento científico de la humanidad.
TOMÁS: Yo creo que hay muy buenas razones para sustentar una afirmación como esa, aunque, por supuesto, habría que definir primero a partir de qué momento se puede considerar que el pensamiento humano se ha tornado científico. La elaboración de un calendario requiere, por lo menos, de una de las etapas fundamentales de la actividad científica: la observación detallada y el registro minucioso de los eventos, con el fin de encontrar regularidades que conduzcan al establecimiento de leyes naturales, que, a su vez, permitan predecir nuevos fenómenos.
ELIZA: Pues yo veo que mucha gente vive pendiente no tanto del calendario sino del horóscopo. A propósito Tomás, ¿vos de qué signo sos? Porque me parece que estás de cumpleaños en estos días.
TOMÁS: ¡Ja, ja, ja! Pues si, da la casualidad de que este año me toca cumplir, esa penosa obligación que cumplo religiosamente cada cuatro años.
JUANCHO: Ah! Naciste en año bisiesto, un 29 de febrero! Entonces sos piscis. Qué casualidad, yo también soy piscis, pero del 14 de marzo.
ELIZA: En cambio yo soy scorpio, que es el mejor de los signos, a mí los piscis me aterran, pero hago la excepción con ustedes. A propósito, ¿porqué todos los años no tienen el mismo número de días, no sería lo más práctico?
TOMÁS: Pues podría ser muy práctico, pero los fenómenos astronómicos que determinan la duración del año y del día no se ajustan entre ellos de una manera tan precisa como uno quisiera, porque el año, que es el gran ciclo de la Tierra, no corresponde a un número exacto de días. Si consideramos al día como el ciclo fundamental resultaría muy conveniente que cualquier otro ciclo mayor, como el año solar, o el mes lunar, se pudieran expresar como un número entero de días, pero las cosas no son tan sencillas.
JUANCHO: El año se define como el tiempo necesario para que el Sol vuelva a estar exactamente en la misma constelación, o casa zodiacal, respecto a la Tierra, y el día se define como el tiempo que tarda el sol en darle una vuelta completa a la Tierra, pero cuando el Sol vuelve a estar en la misma situación inicial desde un punto de vista astronómico, la orientación de la Tierra no es la misma que al principio, hay una diferencia de una seis horas.
ELIZA: ¿Cómo así que el Sol es el que le da la vuelta a la Tierra, y entonces que pasó con Copérnico?
TOMÁS: Cuando se elaboraron los primeros calendarios se pensaba que era el Sol el que giraba alrededor de la Tierra. De todos modos, desde el punto de vista de la descripción del movimiento astronómico lo más sencillo es suponer que el que se mueve es el Sol, respecto al marco de las estrellas fijas.
ELIZA: Pero ¿cómo así que estrellas fijas si las estrellas también se mueven alrededor de la Tierra?
JUANCHO: Sí, pero al girar alrededor de la Tierra conservan sus posiciones relativas, tanto que en los primeros modelos astronómicos suponían que las estrellas estaban pegadas de una gran bóveda, la bóveda celeste, que era la que giraba alrededor de la Tierra sobre un eje imaginario que pasaba por los polos terrestres y celestes. Por eso se puede hacer una clasificación del firmamento en constelaciones, que son las figuras imaginarias que se forman al unir grupos de estrellas que siempre permanecen unas al lado de otras.
TOMÁS: Las estrellas parecen girar alrededor de un punto en el firmamento que se denomina polo. A la estrella brillante que se encuentra cerca del polo en el hemisferio norte se la llamó estrella Polar.
ELIZA: Pues a mí me parece más sencillo pensar que es la Tierra la que gira y no el resto del universo.
TOMÁS: Más sencillo sí es, pero la humanidad se demoró mucho tiempo antes de poder aceptar que la Tierra se movía. Lo que pasa es que a nosotros nos enseñan desde pequeños que la Tierra se mueve y lo aceptamos sin ninguna objeción, como en su tiempo los antiguos, cuando estaban chiquitos, aceptaban la enseñanza de que la Tierra se hallaba inmóvil en el centro del universo, y les parecía la cosa más natural del mundo.
ELIZA: Bueno, y ¿de dónde vienen los meses?, ¿por qué todos no tiene la misma duración?
JUANCHO: Los meses corresponden a las fases de la Luna, que duran unos 28 días, de modo que hay unos doce meses lunares en un año. En realidad más de doce, y por eso se alargan algunos meses.
TOMÁS: Como ves, tampoco hay una concordancia entre el número de meses y la duración del año. Estaba leyendo que el calendario maya tenía 18 meses de 20 días, más cinco días adicionales, para sumar los 365 días del año.
ELIZA: Pero no todos los años tienen 365 días, este año es de 366, por eso se llama bisiesto.
JUANCHO: En realidad el año tiene 365.24 días, de modo que cada cuatro años se suma un día más para poder cuadrar el calendario con los solsticios y los equinoccios, que son los verdaderos marcadores del año, porque señalan el inicio de las estaciones: en el solsticio de invierno, en el hemisferio norte, el sol alcanza su máxima posición hacia el sur, y el día es el más corto del año; seis meses más tarde, en el solsticio de verano, el sol alcanza su máxima posición hacia el norte, y ocurre el día más largo del año; entre los dos solsticios ocurren los equinoccios, cuando el día y la noche tiene la misma duración en todos los puntos del planeta. Para los pueblos que viven de la agricultura es muy importante poder predecir el estado del tiempo, para saber cuándo sembrar o cuando cosechar.
ELIZA: Pero si nosotros no tenemos estaciones.
TOMÁS: No tenemos estaciones, pero podemos apreciar que el Sol todos los días del año sale por un sitio diferente y realiza un recorrido de norte a sur y de sur a norte hasta completar un ciclo que dura 365 días. Claro que como en el trópico, donde nos encontramos, este movimiento del Sol no está acompañado de los cambios climáticos tan dramáticos que se dan en los países situados en las latitudes medias y altas, el fenómeno no es tan notable. Para un campesino en la zona tropical todos los días duran más o menos lo mismo, y no alcanza a establecer una gran diferencia en la duración del día en diferentes épocas del año.
JUANCHO: ¿Sabe cuándo se da cuenta uno de que el día no dura lo mismo en diferentes épocas del año? Cuando le toca clase de 6 de la mañana. Hay días en que uno sale de la casa a las cinco y media y está todo oscuro, pero hay otros días en que a es misma hora ya está amaneciendo y llega uno a la universidad con plena luz.
TOMÁS: También se puede notar cuando anochece: a mitad de año el aeropuerto está abierto para la salida de aviones hasta las seis y media, pero alrededor de diciembre no pueden salir después de la seis por falta de visibilidad. En los países de altas latitudes los cambios son muy impresionantes, en invierno las noches pueden llegar a durar hasta 24 horas, como sucede en la región comprendida entre los círculos polares y los respectivos polos. En verano la situación se invierte: 24 horas, sin que se oculte el sol. Solamente en el ecuador los días y las noches tienen siempre la misma duración, lo único que cambia es la posición de la sombra a lo largo del año.
ELIZA: En “Cien Años de Soledad” hay un pasaje que apenas ahora vengo a entender completamente, cuando Ursula se quedó ciega pero siguió haciendo todas sus cosas como si nada, de modo que nadie se pudiera dar cuenta de su condición.
2 CONTROL: EMPATA CD__, CORTE__, BAJA AFONDO, ESFUMA

NARRADOR “Todavía en los últimos años, cuando ya no podía levantarse de la cama, parecía simplemente que estaba vencida por la decrepitud, pero nadie descubrió que estuviera ciega. Ella lo había notado desde el nacimiento de José Arcadio. Al principio creyó que se trataba de una debilidad transitoria, y tomaba a escondidas jarabe de tuétano y se echaba miel de abejas en los ojos, pero muy pronto se fue convenciendo de que se hundía sin remedio en las tinieblas, hasta el punto de que nunca tuvo una noción muy clara del invento de la luz eléctrica, porque cuando instalaron los primeros focos sólo alcanzó a preciar el resplandor. No se lo dijo a nadie, pues habría sido un reconocimiento público de su inutilidad. Se empeñó en un callado aprendizaje de las distancias de las cosas, y de las voces de la gente, para seguir viendo con la memoria cuando ya o se lo permitieran las sombras de las cataratas…

A veces ocurrían accidentes imprevistos. Una tarde estaba Amaranta bordando en el corredor de las begonias y Ursula tropezó con ella.

-Por el amor de Dios-protestó Amaranta-, fíjese por donde camina.

-Eres tú –dijo Ursula-, la que está sentada donde no debe ser.

Para ella era cierto. Pero aquel día empezó a darse cuenta de algo que nadie había descubierto, y era que en el transcurso del año el sol iba cambiando imperceptiblemente de posición, y quienes se sentaban en el corredor tenían que ir cambiando de lugar poco a poco y sin advertirlo. A partir de entonces, Ursula no tenía más que recordar la fecha para conocer el lugar exacto en que estaba sentada Amaranta.”

CONTROL: SUBE CORTINA


ELIZA: ¿Qué relación hay entre las semanas y los meses, o las semanas y los años?, ¿Por qué las semanas tienen siete días?
TOMÁS: Aparentemente no tienen ninguna relación, excepto porque los meses lunares de 28 días se pueden dividir en cuatro semanas de 7 días. En realidad la semana de siete días corresponde a los siete astros que se mueven alrededor de la Tierra, aparte de las estrellas fijas: Mercurio, miércoles; Venus, viernes; Marte, martes; Júpiter, jueves; Saturno, sábado; la Luna, el lunes; y el Sol, el domingo. En algunos idiomas, como en el inglés, domingo es día del sol, Sunday.
JUANCHO: Al principio el calendario cumplió labores sociales y culturales, como anunciar la llegada de las estaciones, que se asociaba a eventos de gran importancia política y religiosa, como podemos ver en el cristianismo, que el solsticio de invierno coincide con la navidad. Pero después, cuando empezó la era de los grandes viajes el calendario se volvió un poderoso instrumento de orientación, pues observando la posición del sol al mediodía y sabiendo la fecha se pude determinar la latitud, o distancia al ecuador.
TOMÁS: SÍ, eso es cierto, pero también se puede conocer la latitud determinando la elevación de la estrella polar respecto al horizonte. Por supuesto que si la estrella polar no se ve porque la posición corresponde al hemisferio sur, el método del Sol y el calendario siempre dará un buen resultado. El problema más difícil era la determinación de la longitud, o del meridiano local, que también se trató de resolver con tablas astronómicas y de la Luna, antes de que se pudiera disponer de relojes confiables, que permitieran comparar la hora local con la del meridiano de referencia o meridiano de Greenwich, lo que no fue posible hasta finales del siglo diecisiete.
ELIZA: Algo que siempre me ha llamado la atención es que la gente le presta mucha más atención a la astrología que a la astronomía, a pesar de saber que la una es una ciencia y la otra una farsa.
TOMÁS: El hombre siempre ha querido conocer el futuro, en espera de obtener grandes ventajas de ello, y no vacila en acudir a cualquier medio, sobre todo si se es ambicioso, ignorante y poderoso, condición que frecuentemente reunían los reyes de la antigüedad.
ELIZA: ¿De la antigüedad, y los de ahora qué?
TOMÁS: Los reyes de ahora ya no tiene poder, pero los de antes hacían cualquier cosa por conocer el futuro, de modo que dependían de brujos, magos y adivinos, lo que permitió que los sumos sacerdotes, encargados de la observación astronómica para el ajuste del calendario, pretendieran que no sólo conocían la posición y el movimiento de los astros, lo que les permitía predecir desde un eclipse, hasta una conjunción planetaria; sino que también podían leer el destino de los hombres en la posición de las estrellas. Argumentaban que si los cielos eran tan poderosos que podían gobernar el clima de la Tierra, con mayor razón podían controlar algo tan insignificante como la vida de los hombres.
JUANCHO: Se supone que la posición de los astros en el momento del nacimiento es lo que decide el destino de una persona, pero no logran explicar porqué dos hermanos mellizos, que nacen casi en el mismo momento, y prácticamente con la misma influencia astral pueden llegar a tener vidas tan diferentes.
TOMÁS: Pero hay que reconocer que gracias al interés y el apoyo que se le brindó a los astrónomos-astrólogos en la antigüedad, así haya sido por razones cuestionables, la astronomía pudo avanzar considerablemente. Gracias al excéntrico emperador Rodolfo II de Habsburgo, Tycho Brahe dispuso de los mejores instrumentos de observación astronómica de su época, con los que hizo acopio de los más precisos datos astronómicos, que en manos de Kepler permitieron establecer las primeras leyes universales del movimiento astronómico.
ELIZA: Yo he leído que los astrónomos precolombinos no tenían nada qué envidiarle a los mejores astrónomos europeos de la época. Hay un cuento de Augusto Monterroso que se llama “El Eclipse”. Narra la historia de un misionero español de la época de la conquista que se perdió en la selva de Centroamérica y fue hecho prisionero por los indígenas que lo pensaban sacrificar a sus dioses, hasta que a él se le ocurrió que podía engañarlos gracias sus conocimientos de astronomía…
3 CONTROL: EMPATA CD__, CORTE__, BAJA AFONDO, ESFUMA

NARRADOR: “Cuando fray Bartolomé Arrazola se sintió perdido aceptó que ya nada podía salvarlo. La selva poderosa de Guatemala lo había apresado, implacable y definitiva. Ante su ignorancia topográfica se sentó a esperar la muerte. Quiso morir allí, sin ninguna esperanza, aislado, con el pensamiento fijo en la España distante, particularmente en el convento de los Abrojos, donde Carlos V condescendiera una vez a bajar de su eminencia para decirle que confiaba en el celo religioso de su labor redentora.

Al despertar se encontró rodeado de un grupo de indígenas de rostro impasible que se disponían a sacrificarlo ante un altar, un altar a que a Bartolomé le pareció como un lecho en el que descansaría al fin, de sus temores, de su destino, de sí mismo. Tres años en el país le habían conferido un mediano dominio de las lenguas nativas. Intentó algo. Dijo algunas palabras que fueron comprendidas. Entonces floreció en él una idea que tuvo por digna de su talento y de su cultura universal y de su arduo conocimiento de Aristóteles. Recordó que para ese día se esperaba un eclipse total de sol. Y dispuso, en lo más íntimo, valerse de aquel conocimiento para engañar a sus opresores y salvar su vida.

-Si me matais- les dijo- puedo hacer que el Sol se oscurezca en la altura.

Los indígenas lo miraron fijamente y Bartolomé sorprendió la incredulidad en sus ojos. Vio que se produjo un pequeño consejo, y esperó confiado, no sin cierto desdén.

Dos horas después el corazón de fray Bartolomé Arrazola chorreaba su sangre vehemente sobre la piedra de los sacrificios (brillante bajo la opaca luz de un sol eclipsado), mientras uno de los indígenas recitaba sin ninguna inflexión de voz, sin prisa, una por una, las infinitas fechas en que se producirían eclipses solares y lunares, que los astrónomos de la comunidad maya habían previsto y anotado en sus códices sin la valiosa ayuda de Aristóteles.”
4 CONTROL: EMPATA CD__, CORTE__, BAJA AFONDO, ESFUMA

JUANCHO: No cabe duda de que las culturas precolombinas tuvieron un buen conocimiento de la astronomía observacional, y que pudieron encontrar regularidades que les permitieron predecir eclipses, pero no hay ninguna evidencia de que hayan construido modelos o de que hayan tratado de buscar explicaciones al movimiento planetario, ese privilegio le correspondió a los antiguos griegos y a los sabios alejandrinos. Ni siquiera los chinos, con conocimientos astronómicos milenarios, llegaron a postular modelos explicativos, se quedaron en la astronomía descriptiva.
TOMÁS: Los primeros modelos que aspiraban a explicar los fenómenos astronómicos básicos, como los movimientos del sol, de la luna y las retrogradaciones planetarias, o sea, ese extraño comportamiento de los planetas, que a veces parecen avanzar y luego retroceder en el firmamento, se deben a los pitagóricos. Inicialmente postularon la existencia de esferas concéntricas engranadas entre sí, que giraban arrastrando las estrellas, y los demás astros. A este modelo se le debe el primer intento medianamente exitoso de combinar movimientos circulares para explicar la retrogradación planetaria y los movimientos del sol y de la luna.
JUANCHO: Pero no podía explicar los cambios de brillo de Venus, ni el cambio en los tamaños relativos del sol y de la luna, que se puede apreciar cuando a veces los eclipses de sol son totales y a veces anulares, es decir, cuando la luna no alcanza a cubrir completamente el disco del sol. Entonces abandonaron los modelos mecánicos y adoptaron el modelo de epiciclos que era puramente descriptivo o cinemático. Este modelo duró casi dos mil años hasta la era de Copérnico.
TOMÁS: Hablando de Copérnico, es muy notable el hecho de que su obra también gira alrededor del calendario. En su época el calendario civil estaba completamente desfasado de los días notables que correspondían a los solsticios y los equinoccios, entonces el papa Gregorio solicitó a los más importantes astrónomos de la época, entre ellos a Copérnico, que revisaran el calendario, lo que condujo a una profunda revisión del modelo astronómico y a la revolución copernicana que abrió las puertas a la ciencia moderna.
ELIZA: ¿Entonces el calendario actual es obra de Copérnico?
TOMÁS: No, finalmente él no participó en la elaboración del calendario gregoriano, que rige actualmente en los países cristianos, pues los chinos y los musulmanes tiene sus propios calendarios, pero sí se dedicó a trabajar en un nuevo modelo que rompía con la tradición geocentrista, de modo que sacó a la Tierra y a los hombres del centro del universo y los convirtió en habitantes de los cielos, girando alrededor del sol, en pie de igualdad con los demás astros, tal como había propuesto Aristarco de Samos, en la antigua Grecia.
JUANCHO: Los formidables problemas que se plantearon al adoptar el sistema copernicano, y las soluciones que propusieron Galileo, Kepler y Newton, hicieron posible el nacimiento de la física y condujeron a la teoría newtoniana de la gravitación.
ELIZA: Qué historia más apasionante! Bueno Tomás, contanos, ¿qué querés de cumpleaños?
TOMÁS: Todavía no sé. Voy a consultar a mi horóscopo. Muchachos, les ofrezco un buen café, ¿quieren?
JUANCHO y ELIZA: Claro que sí, muy rico.
5 CONTROL: EMPATA CD__, CORTE__, BAJA AFONDO, ESFUMA


LOCUTOR: Narración: Milton Erre

Musicalización: Mego

Control de audio: Dagoberto Paternina

Libreto: Guillermo Pineda y Lina María Velásquez.

Actuación: Diana Betancur, Juan Andrés Alvarez y Guillermo Pineda


Producción Radial: Juan Andrés Alvarez

Dirección general: Guillermo Pineda, profesor del Instituto de Física de la Universidad de Antioquia.

Nos gustaría conocer sus comentarios. Escríbanos al correo electrónico: historias@matemáticas.udea.edu.co

Share ing jaringan sosial


Similar:

El hecho religioso está íntimamente relacionado con el paso del tiempo...

¿Qué prácticas habituales se realizan con los alumnos de la ep para...

Contraportada
«secuela», palabra derivada del latín «sequela», existe en castellano con el significado de «consecuencia o resulta de una cosa»,...

Grazie allo studio del Sanscrito e alla profonda conoscenza della...

Il periodo che va dalla fine del II secolo fino all'inizio del Medioevo...

Esta es una recopilación de las letras de todas las canciones de...

Platón (427-348 a. C.) es el primer filósofo del que nos han llegado...

In una nota barzelletta Albert Einstein (1879-1955) si rimira allo...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Kryon
«ahí afuera» que quieren tu alma? Bueno, nosotros no estamos de acuerdo con todo eso, pero si tú lo crees, te respetamos. Así que...

Astronomi


Nalika Nyalin materi nyedhiyani link © 2000-2017
kontak
a.kabeh-ngerti.com
.. Home